3 pasos para catar una cerveza artesanal

Por 20 abril, 2017 Blog No Comments

Althaia_Cabecera_19-04_ComoSeCata

Cuando tienes delante una cerveza puedes hacer dos cosas: bebértela rápidamente (esto suele pasar en verano cuando la cerveza esta bien fresca y tenemos mucha sed) o saborearla poco a poco percibiendo las características sensoriales que la componen.

La cata de una cerveza artesanal es un análisis sensorial que te permite percibir, identificar y apreciar mediante los sentidos las propiedades organolépticas de este líquido.

¿Cuáles son los pasos para catar una cerveza? 

Toda cata consta de 3 pasos que pasan por tres órganos sensoriales:

  • Visual:  se abre la cerveza y se sirve. Échale un vistazo, mírala como si fuese el amor de tu vida, de arriba a abajo. ¿Qué color tiene? ¿Es amarilla, ambar, marrón o negra? El color ya nos indica los tipos de maltas que se han podido utilizar en la elaboración de la cerveza. Desde rubio o dorado que nos dice que se han utilizado maltas pálidas, a ámbar, marrón o negro en función del torrefacto de las maltas. El color también nos indica los sabores que podemos esperar. Después fíjate en su espuma ¿es fina o densa? ¿es cremosa? ¿qué color tiene esta espuma? ¿persiste en el vaso? Una cerveza fresca y de calidad tiene una espuma limpia y correcta, más bien cremosa y que va dejando surcos en el vaso al beber, a esto se le llama el encaje de Bruselas. Aunque el tipo de espuma también varía según el tipo de cerveza. La persistencia de la espuma en el vaso será menor cuanta más graduación alcohólica tenga. Por otra parte, la turbidez también se mide, aunque en cervezas artesanas que no pasen por un proceso de filtrado la cerveza resulta siempre un poco turbia, esta turbidez no debe ser muy acusada y debe presentar buen aspecto. Se mira que no tenga un poso excesivo, ni una espuma explosiva, pues no son indicadores de calidad.
  • Olfativo: a grandes rasgos podrás detectar tres características: el de la malta, el del lúpulo y el de la levadura. Se mide la intensidad del aroma, si huele mucho o poco. Los aromas propios de las maltas son: cereales, plátano, frutos secos, caramelo, café, regaliz… Los lúpulos, por su parte, suelen aportar un aromas cítricos, de frutas tropicales, florales, especiados, herbales… La levadura suele transmitir notas de pan, bollería… Lo más importante es que los aromas en una cerveza artesanal deben ser limpios y frescos.
  • Gustativo. Ha llegado el mejor momento, el de saborear la cerveza. No tragues rápidamente, intenta disfrutar los sorbos y que la cerveza recorra cada parte de tu boca. Observa si el carbónico es acusado o la burbuja es más fina. Las lagers, por ejemplo, tienen menos cuerpo y gas más pronunciado; las ales tienen más cuerpo y burbuja más fina e integrada. Si la cerveza es más dulzona se debe a una mayor presencia de maltas y se conocen como cervezas “maltosas”, si es más amarga se debe al lúpulo y se conocen como cervezas “lupuladas”, también hay cervezas ácidas como las tipo sour, pero si no pertenecen a este grupo de acidez puede ser síntoma de contaminación. Althaia_FB_02-07_MaridajeIntenta también detectar el dulzor, los sabores salados, los ácidos o la amargura en general. Explica qué te transmiten y a qué te recuerdan.

    Intenta percibir también otros caracteres, como el del maíz, el clavo, el caramelo, el café, la fruta, las galletas o las nueces, entre muchos otros.

    También es recomendable dejar que la cerveza coja un poco de temperatura, pues el frío esconde los sabores e incluso los mata.

     

    Lo más importante en una cerveza es que le guste a quien se la beba 😉

 

 

 

VISITA NUESTRA FÁBRICA